Criónica

Conozca más la criopreservación, la ciencia del futuro.

¿Qué es la criónica?

La Criónica, es la preservación a bajas temperaturas de seres humanos que la medicina contemporánea ya no puede mantener con vida.

El principal objetivo de la preservación, es mantener los cuerpos para tratarlos médicamente y reanimarlos en el futuro.

Criónica se justifica por tres hechos que no son bien conocidos:

1. La vida puede detenerse y reiniciarse si se conserva su estructura básica.

Los embriones humanos se conservan rutinariamente durante años a temperaturas que detienen por completo la química de la vida. Los humanos adultos han sobrevivido al enfriamiento a temperaturas que impiden que el corazón, el cerebro y todos los demás órganos funcionen durante una hora. Estas y muchas otras lecciones de biología nos enseñan que la vida es una estructura particular de la materia. La vida puede detenerse y reiniciarse si la estructura celular y la química se preservan suficientemente bien.

2. La vitrificación preserva
la estructura biológica.

La adición de sustancias químicas, llamadas crioprotectores, a las células, hacen que no se formen cristales de hielo que pongan en peligro las células. Es decir, los crioprotectores permiten que se enfríe el tejido a muy bajas temperaturas con poca o ninguna formación de hielo. El estado de no formación de hielo a temperaturas inferiores a -120 ° C se llama vitrificación. Ahora es posible vitrificar órganos tan grandes como el cerebro humano, logrando una excelente conservación estructural sin congelación.

3. Los métodos para reparar la estructura a nivel molecular ahora se pueden prever.

La ciencia de la nanotecnología conducirá finalmente a dispositivos capaces de reparación y regeneración tisular extensas, incluida la reparación de células individuales. Esta nanomedicina futura podría recuperar teóricamente a cualquier persona preservada.
La criónica se apoya en la nanotecnología ya que es necesaria y suficiente para que la criopreservación funcione.

Nacimiento de la criopreservación

En 1773, Benjamin Franklin insinuó en una carta que podría ser posible conservar la vida humana en estado suspendido durante siglos. Sin embargo, la era moderna de la criónica no surgió hasta 1962 cuando el profesor de física Robert Ettinger de la Universidad de Michigan, propuso en un libro, The Prospect of Inmortality, que la congelación de personas sería un modo de llegar hasta las futuras tecnologías médicas. Aunque congelar a una persona parezca mortal, Ettinger alega que lo que hoy puede parecer mortal, mañana puede ser reversible. Aplica el mismo argumento al proceso de morir, diciendo que los primeros estadios de la muerte clínica pueden ser reversibles en el futuro. Combinando estas dos ideas, sugirió que la congelación de personas recientemente fallecidas podría ser un modo de salvar vidas.

Cooper fundó Life Extension Society en 1965 para promover la congelación de personas. Ettinger por su parte también se mantuvo con el movimiento durante mucho tiempo. Posteriormente fundó Cryonics Institute en el 1976 a la que se afilió Inmortalist Socity, una sociedad sin ánimo de lucro. Cryonics Institute, actualmente se dedica a la criopreservación humana.

La criopreservación en la actualidad

Actualmente existen tres empresas que prestan el servicio de la criopreservación. En 1972 se fundó la Alcor Society for Solid State Hypothermia (hoy Alcor Life Extention Foundation), cuyo primer paciente, Fred Jr. Chamberlain, fue neuropreservado en 1976. En ese mismo año se constituyó el Cryonics Institute, que criopreservó a su primera paciente, Rhea Ettinger en 1977.

En 2005 se fundó KrioRus, cuya primera paciente, preservada también ese mismo año, fue Lidya Fedorenko. Más de cien personas han sido criopreservadas desde el primer caso en 1967 por Cryonics Society of California. Más de mil personas han hecho arreglos legales y financieros para poder ser criopreservados, con una de varias organizaciones existentes, generalmente por medio de un seguro de vida económico.

Algunas de estas personas han sido criopreservadas manteniendo la integridad del cuerpo entero, mientras que en otros casos tan sólo se ha criopreservado el cerebro, en un proceso denominado neuropreservación.

Los procedimientos de las instituciones criónicas comienzan en momentos de un paro cardíaco. La circulación sanguínea y la respiración se restauran artificialmente, y se administran una serie de medicamentos para proteger al cerebro de la falta de oxígeno. También comienza el enfriamiento rápido, que protege aún más el cerebro. El objetivo, es mantener el cerebro vivo según los criterios actuales durante el mayor tiempo posible en el procedimiento. No siempre es posible responder de manera tan rápida y agresiva, pero ese es el objetivo de CECRYON.

Futuro

Visión del futuro.

Alguien dijo en una ocasión que la mejor manera de predecir el futuro es mirar hacia esos lugares donde el mañana es ya el presente.…
Actualidad

6 tecnologías que pueden salvarle la vida

Las mejoras tecnológicas contribuyen a hacer nuestra vida más segura. Mejores y más efectivos tratamientos farmacológicos, vehículos con dispositivos de protección más eficaces, pruebas diagnósticas…
Más datos científicos